glowLeftsgtglowRight

Este es el diario que he estado alimentando durante el viaje. Si estás pensando aventarte un viaje similar, o estás en la ruta, quizás podrás encontrar información que te pueda ser de ayuda como los trámites fronterizos, qué rutas son buenas o algún lugar interesante para visitar.

 
 

- Día 48 - Viernes 9 de Marzo del 2007 -

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, México

A las siete de la mañana ya estaba levantado y listo para recoger el campamento y comenzar el viaje hacia Tuxtla Gutiérrez. Mi buen amigo Germán Garduza, de los Tabasco Riders me sugirió ponerme en contacto con Dorian Mansur, de los Ruteros de Chiapas.

Lo primero que hice fué llegar a las Cascadas de Agua Azul. Un lugar impresionante. Pueden revisar la galería de imágenes para que vean a qué me refiero.

Después tomé un camino sinuoso que me llevaría a Ocosingo para continuar hacia San Cristobal de las Casas. Esta zona es territorio del ejército zapatista de liberación nacional (EZLN).

Al llegar a San Cristobal llamé a Dorian, quien vive en Tuxtla Gutiérrez, y me sugirió tomar la autopista para irlo a visitar. Me invitó a comer un delicioso platillo cubano y depués nos dirigimos a la reunión del motoclub Ruteros de Chiapas quienes me dieron la bienvenida, me apoyaron con unos pesos para solventar gastos del viaje, me dieron muchos consejos sobre el paso por centroamérica y me invitaron unos refrescos.

Eduardo Cuesta ofreció su casa para que pasara la noche. Él vive en Chiapa de Corzo, a 20 minutos de la ciudad de Tuxtla.

 

- Día 47 - Jueves 8 de Marzo del 2007 -

Palenque, Chiapas, México

Salí temprano de la ciudad de Campeche, después de haber pasado un par de noches en casa de Jorge y disfrutar de uno de las más hermosas puestas de sol de mi vida.

Me dirigí a la población de Palenque, pasando por Escárcega. Comí en Palenque y busqué un lugar en dónde montar mi casa de campaña, ya que el dinero es limitado y no puedo estar pagando hoteles.

Afortunadamente encontré un lugar muy tranquilo y económico entre Palenque y la zona arqueológica llamado Las Margaritas

 

- Día 45 - Martes 6 de Marzo del 2007 -

Campeche, Campeche, México

He regresado a Campeche, a visitar a Jorge y su familia. Ahora no tomé la ruta arqueológica (Puuc), sino la ruta corta Mérida Campeche.

El jueves salgo hacia Palenque, en donde pasaré una noche antes de continuar hacia San Cristobal de las Casas, en el estado de Chiapas.

No tuve problemas con la llanta delantera. Tal parece que alguien se encargó de extraerle un poco de aire cuando me encontraba en Tulúm.

Puedo continuar tranquilo.

 

- Día 43 - Domingo 4 de Marzo del 2007 -

Chichén Itzá, Yucatán, México

Hoy fuimos (David, Fénix, Rubén y su novia, Siki y su novia) a visitar la ciudad Maya de Chichén Itzá, la cual se encuentra a 120 kms de la ciudad de Mérida.

Siki, quien trabaja en la zona arqueológica de Kabah, es arqueólogo apasionado y me dió una cátedra sobra la arquitectura Maya. Esto me sirvió para comprender un poco de la historia de Chichén Itzá y su arquitectura, así como las de otras ciudades Mayas que he visitado durante este viaje.

Lo más impresionante de la ciudad es el Castillo; una gran pirámide considerada una de las maravillas del mundo moderno. Además podemos encontrar el Observatorio, La Plaza de las 1,000 Columnas, un gigantezco cenote sagrado, un par de campos de juego de pelota (uno de ellos es el más grande descubierto hasta el momento), entre otros edificios.

 

- Día 40 - Jueves 1 de Marzo del 2007 -

Mérida, Yucatán, México

La llanta delantera de la Intruder perdió aire durante la noche, quizás algún vivo se encargó de hacerlo mientras estaba visitando las ruinas de Tulum, voy a estar revisando constantemente la presión. Espero no se haya ponchado.

Regresé a Mérida. Aproveché para visitar Cobá; otra antigua ciudad Maya. Las zonas visitables (3) están muy separadas, por lo que hay que caminar durante varias horas. Un par de campos de juego de pelota, un palacio, 3 pirámides y varias plataformas y estelas es lo que se puede encontrar ahí.

Pasé a comer y descansar a Valladolid, una pequeña ciudad en el estado de Yucatán.

Hasta ahora no ha vuelto a perder aire la llanta, ya veremos en los días siguientes.

 

- Día 39 - Miércoles 28 de Febrero del 2007 -

Tulum, Quintana Roo, México

A las 7:30 AM tomé la carretera hacia Tulum. Este lugar es conocido por la zona arqueológica Maya que lleva el mismo nombre que la población; una ciudad amurallada a orillas del Mar Caribe. Primero llegué a la reserva ecológica de SianKa’am (en Maya: donde nace el cielo) intentando encontrar un lugar en donde plantar mi casa de campaña. Oscar, un guardaparques del lugar, me comentó que no había sitio dentro de la reserva y me ofreció quedarme en la caseta de vigilancia. Visité un cenote abierto rodeado de mangles que, para mi sorpresa, estaba completamente vacío (al menos de turistas). Unos minutos de agua fresca para mí y algunos cientos de peces de colores.

Después de refrescarme fui a visitar la zona arqueológica. No me pareció del todo maravillosa, excepto por encontrarse a las orillas del mar y por estar amurallada. Hasta ahora no habia conocido otra ciudad Maya rodeada por muros.

 

- Día 37 - Lunes 26 de Febrero del 2007 -

Xcaret, Quintana Roo, México

Todo el día en Xcaret; un parque temático dirigido al turismo extranjero. Visité el criadero de orquídeas, di un paseo en lancha, nadé a lo largo de un río artificial, conocí el criadero de guacamayas, me subí a una torre panorámica, disfruté de un espectáculo sobre la historia de México, al fin pude ver un manatí en vivo, caminé por horas y horas hasta morir.

Al regresar a Cancún fui a cenar con Laura a un restaurante italiano.

 

- Día 36 - Domingo 25 de Febrero del 2007 -

Cancún, Quintana Roo, México

Pasamos (Laura y yo) todo el día en Playa del Carmen, al sur de Cancún, tirados en camastros a la orilla del mar. Por vez primera, durante el viaje, me metí a nadar al mar. Me vio pasar decenas de veces, en Veracruz, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo, pero fue hasta hoy en que hicimos contacto.

Al atardecer fuimos a caminar por la Quinta Avenida, lugar cosmopolita para todos los gustos en donde se pueden encontrar cafés, bares, discos, restaurantes, tiendas de ropa, artesanías, centros comerciales, pequeños hoteles, gente, gente y gente.

Comenzó la temporada alta y ha llegado gente de todo el mundo.

 

- Día 34 - Viernes 23 de Febrero del 2007 -

Cancún, Quintana Roo, México

Salí temprano (desde Mérida) a la turística ciudad de Cancún. Al llegar fui recibido por mi prima Laura.

 

- Día 32 - Miércoles 21 de Febrero del 2007 -

Cuzamá y Mérida, Yucatán, México

Hoy fuimos, Fénix y yo, a visitar los cenotes de Cuzamá. Primero tomamos un camión para llegar al centro de Mérida, después una camioneta de pasajeros hasta la población de Cuzamá, ahí abordamos un bici-taxi que nos llevó al lugar en donde salen los carritos que nos llevarían a visitar tres cenotes. Estos carritos son llamados trucs, están hechos de madera y ruedas metálicas, ruedan sobre unos rieles de acero similares a una vía de tren (sólo que en pequeño) y son jalados por un caballo. Antes eran utilizados en las plantaciones de henequén como medio de transporte y carga.

El recorrido en el truc toma alrededor de tres horas. Después de algunos minutos llegamos al primer cenote, el cual no es del todo hermoso además de que estaba lleno de gente. Por ello decidimos continuar hacia el segundo. Una vez que llegamos al segundo cenote, tuvimos que descender por unas escaleras de madera a través de una gruta. Al llegar al fin del entablado nos encontramos con una alberca natural bajo tierra. La gruta estaba adornada por filtraciones de luz solar, raíces de algunos árboles, estalactitas y estalagmitas, y lo mejor: agua cristalina de color azul. El cenote es profundo pero bien se podían distinguir las rocas del fondo y los peces que habitan allí. El silencio era absoluto hasta que me eché un clavado. Nadé durante algunos minutos, después continuamos hacia el tercer y último cenote.

El tercer cenote es el más hermoso de los tres. Tuvimos que descender una escalera vertical (alrededor de 12 metros) y al final nos esperaba una plataforma de madera. Al igual que en el segundo, en este cenote no había gente. Al centro del techo del cenote descendían unas raíces, el agua era cristalina azulada, volaban algunos vencejos y se filtraban algunos rayos de sol. El tamaño de la habitación es enorme; alrededor de 35 metros de diámetro y 14 metros de altura. No pude dejar pasar la oportunidad para nadar un rato más.

Después de la visita a los cenotes de Cuzamá fuimos a comer a la población de Homún, en donde nos habían dicho podríamos encontrar un cenote muy especial. Este cuarto cenote del día no es tan bonito como cualquiera de los tres anteriores, incluso me pareció muy descuidado y sucio. Es una lástima que existan personas que no cuidan este tipo de bellezas naturales.

En fín, siempre habrá gente para todo.